Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

El conflicto literario según el punto de vista narrativo

Sin importar el género, toda narrativa debe tener un conflicto literario con el que enfrentemos a nuestros personajes. Definir su naturaleza y forma de resolución debe ser una de las primeras acciones a tomar como escritores, incluso antes de escribir la primera palabra de nuestro manuscrito.

Pero, ¿cuáles son los tipos de conflicto que existen en la literatura? Identificar el más apropiado para tu obra es la primera piedra para construir la trama de tu obra.

Tipos de conflicto literario según el punto de vista

Aunque haya diferentes definiciones y categorías para definir el conflicto literario en una obra, resulta útil enfocarlo desde el punto de vista que lo vayamos a desarrollar.

Introspectivo-solitario

El conflicto literario Introspectivo-solitario

Es aquel dónde el conflicto literario se desarrolla internamente en el personaje, que tiene que sobreponerse a sí mismo para que, a través de la lucha entre la razón y sus sentimientos, logre resolver la situación adversa en que se encuentra.

Se suele desarrollar a partir de sentimientos negativos en el personaje, como la vergüenza, la sed de venganza, los miedos o la culpa. Puede enfocarse también por contradicciones y delirios internos propios o por la lucha para hacer prevalecer valores más elevados, pero siempre en la mente del personaje.

Por lo general, las grandes contradicciones y dilemas a los que nos enfrentamos son reales en la medida que estos afecten nuestro desempeño, así que si se construye de la manera apropiada podemos hacer que nuestros lectores formen un vínculo de empatía con nuestros personajes, si logramos que se identifiquen con la forma de pensar de estos.

La danza de espejos

Es el conflicto literario que se desarrolla entre dos o más personajes dentro de una obra, muy empleado en la literatura en forma de binomio héroe-villano. En él, los individuos o grupos se enfrentan a otros individuos o grupos con objetivos diametralmente opuestos.

En esta competencia se establecen ganadores o perdedores, que en dependencia de la voluntad del escritor puede favorecerse a un bando u otro, o que nadie salga ganando o perdiendo del conflicto literario, que puede ser tanto físico como psicológico.

Las circunstancias desconocidas

En este caso, el conflicto literario se establece entre el personaje y el entorno físico donde se desarrolla la historia. El protagonista no ha estado antes expuesto a los rigores que exige la naturaleza que le rodea. Esto plantea el reto de tener que adaptarse al entorno, que le resulta hostil, de forma que al final lo domine y resulte victorioso. O al menos sobreviva a este.

El entorno puede ser lo mismo un escenario natural que un recinto cerrado, siempre y cuando represente un problema real para el personaje y actúe como un protagonista en sí mismo.

El vistazo a lo sobrenatural

Como su nombre indica, en este conflicto literario el personaje se enfrenta una vez más a una fuerza que desconoce. Pero que en este caso está oculta en el mundo de lo sobrenatural. Este es uno de los conflictos más socorridos en las novelas de terror, aunque también puede aplicarse a otras obras de corte fantástico, siempre que se enfrente a los personajes con un mundo más allá de lo conocido.

Yo contra el mundo

En este caso, el conflicto literario se establece entre el protagonista y la sociedad en general. Este viene dado por diferencias ideológicas o por pertenecer a una clase social específica. Puede generarse cuando el personaje se siente oprimido por las reglas de su entorno social o por la no aceptación o desconocimiento de ellas.

Identificando el conflicto literario en tu novela

Así en plural, porque aunque tu historia tenga como eje central un tipo de los conflictos antes mencionados, puede tener otros conflictos secundarios.

Un ejemplo de ello es “El Señor de los Anillos”. Aunque es la lucha de los seres vivientes “buenos” contra el poder de Sauron, también encontramos la lucha de los hobbits contra un ambiente hostil. Además, el conflicto interno de Frodo sobreponiéndose a sus miedos e inseguridades como portador del anillo. Y una danza de espejos en el binomio Gollum/Smeagol y, claro está, elementos sobrenaturales actuando contra los héroes dentro de la historia.

No obstante, el conflicto central es la necesidad de derrotar a Sauron destruyendo el anillo único. A su alrededor giran todos los posibles conflictos adicionales. Una vez que identifiques con claridad de que va tu historia, te será mucho más cómodo desarrollar las tramas alternativas sin perder el hilo central de tu novela.

Leave a comment

¿Deseas suscribirte al boletín de Atmósfera Literaria?

Atmósfera Literaria S.L. © 2022. Todos los derechos reservados.