La salida de un nuevo título de cualquier escritor que haya encontrado un público lector, suele convertirse en un acontecimiento. Si ese autor ya posee una vigorosa obra, de seguro le aguardan esos lectores que con avidez esperan el disfrute de un nuevo libro. Tal es el caso de Lorenzo Lunar, quien acaba de publicar la novela Mundos de sombras, por la editorial madrileña Atmosfera Literaria.

La santaclareña editorial Capiro le dio a conocer en el ya distante año 1995 con el libro de cuentos El último aliento. Lorenzo Lunar, sin sospecharlo entonces, estaba iniciando una ascendente carrera literaria. En esta se han ido sumando títulos que han alcanzado una popularidad dentro de un ávido y numeroso grupo de lectores. Primero en la Isla y luego en otros espacios de la geografía foránea en que ha podido publicar, muchos están al tanto de su escritura.

Pocos narradores cubanos han alcanzado ese rango, deseado por cualquier escritor. Así, los lectores de Lorenzo lo sitúan como uno de los más preferidos autores contemporáneos cubanos.

Mundos de sombras en pleno barrio

Mundos de sombras continúa una línea que desde el comienzo tuvo pegada. Lorenzo Lunar gusta convertir en protagonistas de sus historias a aquellos que por muchos años permanecieron del otro lado de la historia. Los barrios, esos terrenos satanizados por una moral que señalaba lo correcto y lo incorrecto, cuando más eran ejemplos de ese mal comportamiento. El barrio marginal siempre ha sido detestado por la sociedad que a fin de cuentas lo ha generado.

La marginalidad, en todas sus ricas maneras de expresarse, ha sido la principal mira de este autor. Lorenzo maneja comportamientos y lenguajes con el suficiente dominio como para crear personajes que casi siempre están al límite de lo posible. Pero que son creíbles de su mano , con vida propia suficiente como para que el lector disfrute de una historia ficcionada pero coherente.

Muestrario de los instintos humanos, esta novela se desborda a través de sus historias en un conjunto de desencadenadas pasiones. Puede que sean bajas, pero todo está referido sin mojigaterías ni didactismos. Así, el autor expone con crudeza las vidas de estas personas que han quedado al margen.

Todo esto logrado a través de la individualidad de un coro de voces diversas. Aun cuando, por ejemplo, los hermanos Yuri y Yenia y sus amigos parecieran pensar y actuar de la misma manera.

Maestro de la nueva novela negra cubana

A través de varios personajes, muy bien delineados desde lo psicológico, Lorenzo Lunar construye una historia central que va dando espacio a historias colindantes.

Todos estos personajes, aun cuando muchos de ellos son diferentes y parecieran estar en bandos morales muy distintos, tienen un eje común. Este es ejemplificar males de una sociedad que como, cualquier otra, ha seguido generando nuevas tribus urbanas, doble moral, necesidad de escapar de la incomprensión a través del suicidio, familias difuncionales, un sistema judicial con fallas, alcoholismo y drogadicción y discriminación por las preferencias sexuales.

En fin, una sociedad que ha generado espacios al margen de la ley y de lo que aún llamamos buenas costumbres y correctos comportamientos. En Mundos de sombras los personajes se muestran a través de un supuesto asesinato a una turista: Bianca Rossana Micussi. Esta ha conocido a un grupo de jóvenes cubanos en uno de los sitios que este tipo de personas ha conquistado para reunirse y disfrutar.

Los personajes son de por sí memorables. Yenia y su hermano Yuri, un pintor que sostiene relaciones incestuosas con su hermana y al que acusan de la muerte de la turista. La madre de estos hermanos, una funcionaria rígida que ha merecido el sobrenombre de Margaret Thatcher. El aparentemente cabal teniente Julio César Sánchez. Los presidiarios apodados el Caballo y Tanganica.

Todos ellos nos van mostrando un mundo de sombras sórdido en sus matices. No obstante, cuenta con todos los ingredientes narrativos y sicológicos necesarios como para hacerse creíbles y no caricaturescos, pese a su comportamiento marginal y los sucesos traumáticos que lo describen.

El lazo de regalo en Mundos de sombras

Advierto a los futuros lectores de esta obra: no podrán abandonarla hasta el final. En su conclusión se descifran incógnitas y suspensos mediante un inesperado cierre.

Lorenzo Lunar es, en definitiva, un maestro del neopolicial cubano, con méritos ganados a lo largo de su amplia obra publicada. Entre ellas que destacan las novelas de su trilogía del barrio: Que en vez de infierno encuentres gloria, La vida es un tango y Usted es la culpable.

Gracias al empeño de la editorial Atmósfera Literaria, esta nueva novela encontrará de seguro nuevos lectores que se sumarán a esos desde los lejanos años noventa del pasado siglo.

Así queda todo listo y dicho para disfrutar de una escritura que, sin reservas y con astucia, expone a esos hombres y mujeres que parecerían fotografiados de una realidad atípica, diversa y convulsa. Agradezcamos entonces esta nueva oportunidad de encontrarnos con esa geografía compleja y diversa descrita con la exactitud de un cartógrafo.